Este blog

[Once meses sin aportar nada es demasiada vaguería. Quizá lo dejé porque lo que leo no suele estar en las mesas de novedades. ¿Qué importa?, me he dicho esta mañana. Esto es algo íntimo. Todo lo más, para curiosos].

martes, 4 de enero de 2011

día 1221. Aquí Szymborska

Un poquito de dolor, ¿verdad?, de esos que te sacan de la cama y te llevan a leer a la sala es creativo y estimulante. Después de algunos cuentos, vi el pequeño lomo del último libro de Szymborska, Aquí. Releer un pequeño libro de poesía es como volver a tener una conversación ya mantenida, pero dándote cuenta de más cosas. Esta poeta tenía que ser un acierto, por su ironía (mayor cuantos más años tiene), dulzura y comprensión. De muestra, dos de los últimos.

*****

ELLA FITZGERALD EN EL CIELO

Le rezaba a Dios,
le rezaba ardientemente,
para que hiciera de ella
una feliz chiquilla blanca.
Y si ya es tarde para esos cambios,
pues al menos, Mi Señor, mira cuánto peso
y quita de aquí como poco la mitad.
Pero el misericordioso Dios dijo No.
Simplemente puso la mano en su corazón,
le miró la garganta, le acarició la cabeza.
Y cuando todo haya pasado –añadió-,
me llenarás de júbilo viniendo a mí,
mi alegría negra, mi tonel andarín


VERMEER

Mientras esa mujer del Rijksmuseum
con esa calma y concentración pintadas
siga vertiendo día tras día
leche de la jarra al cuenco
no merecerá el Mundo
el fin del mundo.


Wislawa Szymborska, Aquí. Traducción de Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia Soriano. Bartleby Editores

2 comentarios:

  1. Me encanta el segundo. El otro me gusta también.

    ResponderEliminar
  2. Todo el libro es estupendo.
    Besos, señor Semivago

    ResponderEliminar